Belguas, canarios del mar

Las ballenas belugas, conocidas como ballenas blancas, son unos animales maravillosos. Son mamíferos acuáticos que viven en el océano glaciar ártico, a pesar de que se encuentren en aguas sub árticas también y se distinguen principalmente por el color blanco de su piel la que es lisa y mas suave que la seda. Este tono de color lo alcanzan cuando son sexualmente maduras, es decir alrededor de los cinco años de edad pues las crías nacen gris o incluso marrón confundiéndose a veces con crías de otros cetáceos.
 

Esta ballena está emparentada con la ballena «unicornio» (por su colmillo), conocida por el nombre de narval. Junto con los narvales son los únicos cetáceos con dientes, recibiendo el nombre de monodóntidos. También es fácil distinguirlas de otras especies de ballenas por la forma de sus cabezas redondeadas. Como toda ballena, son mamíferos muy grandes, aunque de las más pequeñas dentro del grupo, llegando a medir entre 4 y 6 metros y pesar alrededor de una tonelada. Las que han alcanzado a vivir más años de les ha calculado han alcanzado 50 primaveras.

 

Las belugas se desplazan en grupos de hasta 10 congéneres, como buenos animales gregarios que son. A estos pequeños grupos se les conoce con el nombre de vainas. Hay épocas en las que puede llegar a agruparse en varios centenares para moverse a las aguas más cálidas, generalmente, cerca de las costas, para alejarse del frío extremo de las aguas del norte  y de las capas de hielo bajo las que, en ocasiones, quedan atrapadas. A pesar de que el frio extremo les encanta, ellas nadan en aguas con hasta -32 °C. Cuando el mar se congela, las belugas árticas migran hacia el sur en grandes grupos. Los animales atrapados en el hielo ártico suelen morir, víctimas de osos polares, ballenas asesinas e indígenas del Ártico. Las belugas también son víctimas de la falta de criterio del hombre, siendo cazadas por los pueblos nativos del norte, y también por las pesquerías comerciales. Estas últimas casi acabaron con determinadas poblaciones.

 

Las belugas salen a cazar sus presas en grupo y su “menú” puede variar adaptándose a la fauna del tipo de agua en el que se desplazan. Sin embargo, su alimentación consiste en peces, krill, cangrejos y otras presas pequeñas que tragan sin masticar, a pesar de tener una excelente y blanca dentadura.

foto_grande_cuento20Algo muy singular en la ballena beluga es que ellas pueden girar el cuello en todas las direcciones, a diferencia de la mayoría de las otras ballenas.

 

Una de las cosas más curiosas de las belugas es su gran capacidad para comunicarse mediante sonidos. Su repertorio es muy amplio, con chasquidos y extraños silbidos. Pero también es notable su increíble capacidad de imitar sonidos. Desde recién nacidos, pueden emitir sonidos similares a la voz humana, por lo que también se les llama “canarios del mar” ¿te gustaría escuchar a una beluga contándote una de sus miles de aventuras? Pues ya lo sabes, los loros no son los únicos animales que nos imitan al hablar, bajo el mar las belugas tratan de decirnos algo.