¡Bicicletas del mundo y para el mundo!

El vehículo más ecológico, ágil y fácil de manejar en todo el mundo es sin duda la querida bicicleta. Regalo preferido para niñas, niños, jóvenes y adultos, porque pedalear y salir impulsado libremente sobre esas dos ruedas es una sensación que a todos nos gusta.

 

Sin embargo no siempre fue tan fácil manejar una bicicleta. Puesto que la primera versión de esta maravilla de invento, no tenía pedales ni frenos. Andar sobre ella era algo así como correr sentados y agarrados de unas manijas. Además no se podía doblar, solo era posible ir hacia delante. Este modelo apareció en 1817; y fue inventada por un señor Alemán llamado Baron Von Drais, llamando a aquella supuesta bicicleta la “Draisienne”.

 

Claro que en Europa, las primeras noticias que se tienen sobre una bicicleta datan del año 1490 aproximadamente. En el “Codex Atlanticus” (una colección encuadernada de dibujos y escrituras de Leonardo da Vinci que tiene doce volúmenes. Consta de 1.119 hojas que datan de 1478 a 1519, tratando de una gran variedad de temas: vuelo, armamento, instrumentos musicales, matemáticas y botánica, entre otros) …
Puede verse el boceto de una bicicleta con transmisión de cadena impulsada por unos pedales, el mismo método empleado por las actuales. Pero entre tantos inventos y genialidades documentadas por el grandísimo Da Vinci, estos dibujos quedaron en el olvido.

 

Veinte años más tarde de la aparición de la Draisienne, fue el francés Ernest Michaux quien tuvo la genial idea de añadirle pedales a la rueda delantera. Aunque el descubrimiento fue de suma importancia tropezó con un grave problema: no había forma de mantener el equilibrio con el movimiento a pedales. Ernest se dio cuenta de que la máquina de dos ruedas sería estable siempre que fuera a una velocidad suficiente, lo cual requería un cierto aprendizaje. De todas formas este modelo se hizo muy popular en Francia.

 

En 1885, aparece la bicicleta de seguridad, denominada así porque es la primera en utilizar frenos. Poco después se añaden los neumáticos elaborados con tela y caucho y desde el principio se protegen con una cubierta también de caucho. Así, con el correr del tiempo la querida y famosa bicicleta fue pasando por muchas formas y versiones hasta llegar a lo que hoy todos conocemos por bicicleta.

foto_grande_cuento20A finales del siglo 19, en Estados Unidos la bicicleta había alcanzado una popularidad inimaginable. Simplemente en el año de 1897 se vendió una bici por cada 30 habitantes. Todos y todas querían una. Aquel invento que en un principio fue el nuevo juguete para el hombre se convirtió en una herramienta capaz de empoderar a la mujer de manera personal y política.
La bicicleta contribuyó de manera importante a romper varios paradigmas de aquella época. A tal grado que se convirtió en un símbolo de libertad para los diferentes movimientos que buscaban la igualdad para mujeres y hombres.

 

En primer lugar, la bicicleta permitió a la mujer liberarse de la dependencia del hombre para poder viajar. Las mujeres ahora podían recorrer mayores distancias en un medio de transporte individual. Las mujeres que ahora se transportaban en bicicleta tuvieron que encontrar una alternativa a la vestimenta que durante años había mantenido los cuerpos incómodamente cubiertos con vestidos bastante pesados.
Hoy en día podemos encontrar bicicletas para niñas, niños, hombre, mujeres, bicicletas eléctricas, bicicletas para practicar descenso y bajar sobre rocas y entre árboles por los cerros, otras de paseo, otras para hacer piruetas… y más. Porque la bicicleta sigue y seguirá evolucionando y encantando con sus infinitas posibilidades, sin contaminar y haciendo el bien a todo quien se anima a ir de un lugar a otro sobre una de ellas. ¡Arriba las bicicletas!.