Conociendo China

China es una de las civilizaciones más antiguas del mundo. Hoy en día es el país con más habitantes del planeta. Está ubicado al este del continente Asiático, rodeado de mar y de altas cadenas montañosas. Esto provoca la sensación de que China está separada del resto del mundo. Pero sus antiguos descubrimientos y sus miles de inventos, hacen que China esté muy cerca de todos.

 

Los chinos pertenecen a la raza amarilla o mongólica. Sus primeros habitantes aparecieron hace más de 4.500 años. En China se hablan varias lenguas, pero el idioma más utilizado es el chino mandarín. Sin ser conquistados por otros pueblos, *el pueblo chino fue desarrollándose como una familia hasta convertirse en un gran imperio.

 

Se habla de China como la nación que inventó casi todo. La seda nació allí hace cinco mil años. Antiguamente, China era conocida bajo el nombre de Sérica, que en lengua tártara significa seda. Otros la llamaron bajo el nombre de “Catay”.

 

Beijing es una ciudad moderna en el norte de China. Es la capital del país. Aquí están los restos mejor guardados de la antigua China, que se representan por la Gran Muralla China. Esta legendaria construcción, de casi ocho metros de altura, es la muralla más larga del mundo. Dicen que incluso se puede ver desde la luna. Los Chinos la construyeron hace miles de años con el fin de defenderse del ataque de los pueblos invasores.

 

La organización social en la Antigua China era imperial, es decir, tenía en lo más alto a un emperador. El puesto de emperador era heredado de padre a hijo, formando así las dinastías. Nadie podía hablarle al emperador llamándolo por su nombre, ni siquiera sus familiares. Había que referirse a él llamándolo “su majestad imperial” o “ser divino de arriba”. El emperador era un representante de los dioses en la Tierra y tenía el control absoluto sobre todas las decisiones y todas las personas.

 

Desde muchísimo tiempo, los chinos conocen la numeración por decenas, la música, la pintura, el arte de escribir, el papel y la impresión. Gracias a esto, un grupo de individuos podía disminuir un poco la injusticia de verse sometidos por el emperador. Ese grupo era la comunidad de Los Letrados. Para entrar en ella no se necesitaba más que estudiar y salir bien en los exámenes. El emperador debía respetar y aceptar las decisiones de Los Letrados cuando le decían la verdad. El año 1911 cayó el último imperio que tuvo China, la dinastía Qing. Desde entonces, China es una república con un presidente de estado.

 

En China y gran parte del medio oriente, la religión profesada por la mayoría de los habitantes es el budismo. Esta religión reconoce un ser supremo, todopoderoso, representado por Buda, quien permanece eternamente en una persona: el gran lama.

foto_grande_cuento12

Para los Chinos, una persona hermosa físicamente debe tener la frente ancha, la nariz pequeña, los ojos oblicuos, grandes orejas y cabellos muy negros. Antiguamente, le ponían a las niñas un calzado especial que les doblaba los dedos sobre la planta. El pie se deformaba quedando como una especie de muñón. Esa era la principal belleza de una mujer.

 

Los chinos son apasionadísimos al juego. Acostumbran usar talismanes y amuletos para la buena suerte. Viven sobriamente, y se alimentan principalmente de arroz. También comen carne de gato, de serpientes y de ratones. Los chinos no toman mucho licor, pero beben mucho té, el cual fue descubierto, nombrado y cultivado por ellos. En China, se celebran varias fiestas, entre ellas la Fiesta de la Primavera o año Nuevo Chino, la Fiesta Qingming (día de Limpieza de Tumbas) y la fiesta de los Barcos de Dragón.

 

Descubrieron antes que en Europa, el barniz, la pólvora y un siglo después el cañón. Fueron los primeros en usar gas y petróleo en sus cocinas y en sus lámparas. Crearon máquinas sembradoras, trilladoras y cosechadoras. Son estos inventos los que sostienen el trabajo de los campesinos de todo el mundo. Sobre todo en China, donde más de la mitad de la población es campesina.

 

Además, inventaron la brújula mil años antes que los europeos empezaran a usarla. Mil años antes que los alemanes, descubrieron que los molinos de agua podían dar energía a sus hornos de hierro y de acero. También inventaron el timón, los naipes, el puente colgante, la carretilla, la herradura, la llave, el cepillo de dientes y miles de otras cosas.

 

Se dice que si alguien en América tiene mucha paciencia y cava un pozo bien hondo, llega a China. Es que China está justo al otro lado del mundo. Pero hacer eso es algo imposible, es solo un invento.