¿Quién duerme más?

En los bosques de eucaliptos, principalmente al este de Australia, vive el Koala. Estos expertos trepadores se pasan casi toda la vida durmiendo sobre los árboles. Para no gastar sus energías, este pacífico mamífero se mantiene despierto tan solo cuatro horas al día.

 

Un Koala mide unos 80 centímetros, algo así como un niño de dos años. Su cuerpo es regordete y está completamente forrado en un grueso pelaje color ceniza. Su cabeza es grande, sus ojos bastante separados, sus orejas peludas y redondeadas, su hocico chato y no tiene cola. El Koala tiene el aspecto de un tierno oso de peluche.

 

Al igual que los canguros, el Koala es un marsupial. La madre da a luz a sus crías antes de que completen su desarrollo. Como toda hembra marsupial, ella posee en su vientre una bolsa o marsupio. El recién nacido, se mete dentro del marsupio para protegerse y completar ahí su desarrollo durante seis meses. Pasado este tiempo, la cría se monta sobre la espalda de la madre, acompañándola a todos lados. Recién al cumplir un año, el Koala se separa de la madre y comienza su vida solitaria entre los árboles.
Las hembras comienzan a tener cría a los tres o cuatro años de edad, y normalmente tienen un solo hijo por año. No obstante, no todas las hembras de una población llegan a tener una cría por año. Algunas lo hacen cada dos o tres años, dependiendo de factores tales como la edad de la hembra o la calidad del hábitat. Como la vida media de una hembra es de unos doce años, esto significa que cada una puede producir sólo 5 o 6 crías durante toda su vida.

 

A partir de los 12 meses, el joey (así se le llama al joven Koala) abandona su madre y busca su propio hogar. Este es el momento en que su vida se hace más dura, porque debe encontrar un territorio para hacerlo propio; algún lugar con árboles adecuados, con hojas sabrosas y cerca de otros koalas.
Para subir a los árboles y mantenerse sobre ellos, los Koalas tienen características muy especiales. Sus extremidades son largas y fuertes. Sus manos poseen cinco dedos, ubicándose dos de ellos frente a los otros tres. Cada uno de estos dedos posee una poderosa y afilada garra. Sus patas traseras también tienen cinco dedos. El mayor de ellos no posee garra y otros dos dedos están juntos, formando una especie de garfio o gancho. En la tierra, el Koala se mueve tan lento que también lo llaman bajo el nombre de “perezoso australiano”.

El hábitat del Koala se haya sobre las ramas de eucaliptos. Ahí encuentra su alimento y su lugar para dormir. Entre las hojas logra ocultarse de sus principales depredadores: lobos, lechuzas, águilas y serpientes. Todos ellos rondan su espacio para servírselo como alimento. Debido a esto, el Koala casi nunca baja de lo alto de los árboles. Incluso es muy raro verlos bajar a tomar agua. En las hojas está su única fuente de alimento y energía. De ellas obtienen el agua que necesitan para vivir.

 

El Koala puede almacenar alimento en sus abazones que son una especie de bolsas ubicadas en las mejillas dentro de su boca. Cada Koala come al día cerca de un kilo de hojas de eucalipto. Esto los mantiene siempre muy perfumados con su aroma.

foto_grande_cuento13

Los Koalas se alimentan y se desplazan especialmente de noche, por lo que se les denominan animales nocturnos. La oscuridad de la noche impiden que el Koala alcance a ver donde hay peligro. Esto los ha llevado a desarrollar mucho su sentido auditivo y por el contrario una vista muy escasa. También tienen un sensible olfato con el que pueden identificar qué hojas son comestibles y cuáles podrían hacerle daño.

 

Otros animales que duermen mucho son aquellos que durante el invierno entran en estado de hibernación. Es decir, duermen durante todo ese período. Algunos animales de sangre fría, como tortugas, serpientes y lagartijas, sobreviven al frio del invierno durmiendo profundamente toda la estación.

 

O la marmota y los osos, que siendo animales de sangre caliente, también pasan todo el invierno en estado de hibernación. Los animales en estado de hibernación ni si quiera tienen la necesidad de despertarse para comer. Todos ellos, antes de entrar en este estado, se preocupan de comer mucho para lograr acumular la suficiente grasa y energía para sobrevivir tanto tiempo sin alimentarse. De todas formas, ninguno de ellos supera al Koala, que a pesar de ser un animal que no hiberna, pasa más de la mitad de su vida durmiendo, ¡el Koala duerme cerca de veinte horas diarias! Es el animal que más duerme en la naturaleza. Pero a pesar de sus escasos y lentos movimientos, el Koala está activo durante todo el año.

 

Los Koalas son animales que necesitan mucho espacio. Un Koala necesita al menos cien árboles para vivir sanamente. Por esto, su vida depende del cuidado que el hombre tenga sobre estos territorios. La disminución de los bosques debido a la abundante tala de árboles ha provocado una fuerte disminución en la población de Koalas. Trabajar cuidadosamente en la prevención de incendios y controlar la tala excesiva de árboles, son maneras de proteger a este dormilón animalito.