Toltecas, constructores de magia

Los Toltecas fueron los integrantes de una cultura precolombina que hace más de mil años dominaba el centro de México. En náhuatl, su lengua materna, Tolteca significa “maestros constructores”. Al igual que la mayoría de los pueblos indígenas de Mesoamérica, la civilización Tolteca basaba su vida en sus creencias religiosas. Hay muchos mitos y leyendas sobre la cultura Tolteca. Sin embargo, lo que más distingue a los Toltecas es su arquitectura y su arte, sobre todo el arte de la escultura.

 

La historia de los Toltecas comienza con una leyenda que los describe como una tribu Chichimeca que viene del norte a principios del siglo X conducida por un rey llamado Miscoatl y que se establece en Culhuacán. No se sabe con exactitud si Miscoatl existió o fué solo leyenda, pero su hijo Topiltzin vivió realmente y es el primer personaje de carne y hueso que aparece en la Historia de México.

 

De joven Topiltzin estudió para sacerdote y se consagró al servicio de Quetzalcoatl, la serpiente emplumada, antiguo dios de Teotihuacan, protector de la cultura y la civilización, quien otorgaba fertilidad y creatividad a los Toltecas. Cuando accedió al trono Tolteca, Topiltzin tomó el nombre de Quetzalcoatl, como a menudo hacían los sacerdotes que tomaban la personificación del dios a quien veneran. Este nombre causará enormes confusiones a lo largo de la Historia de México entre Quetzalcoatl el Dios y Quetzalcoatl el rey. Los Toltecas, guiados por Quetzalcoatl lograron un impresionante nivel cultural y artístico.
Luego de un conflicto con otro dios, Quetzalcoatl se fue de Tula, capital de los Toltecas. Una versión dice que se internó en el mar en una balsa de serpientes; otra que subió al cielo y se convirtió en la estrella de la mañana. Pero antes de marcharse, Quetzalcoatl prometió volver y dió una fecha correspondiente al año de 1519. Este mismo año aparecieron los españoles, creando una de las coincidencias más extrañas e importantes de la Historia. Moctezuma, lider militar Tolteca pensó se trataba del regreso de Quetzalcoatl como lo decía la leyenda. Los españoles usaban barba como Quetzalcoatl y llegaron en “pequeñas nubes que flotan sobre el agua”. A Quetzlacoatl, en esos entonces, se le consideraba dios del viento. Esto hizo que los Toltecas no se resguardaran de los españoles, quienes entraron con gran facilidad a conquistar el centro de México.
La civilización Tolteca creó una refinada cultura. Los restos de Tula incluyen tres templos piramidales. Sobre el más grande hay varias columnas de piedra de casi cinco metros de altura en forma de estilizadas figuras humanas. Son los llamados “atlantes” (guerreros) armados con dardos, escudos y pectorales en forma de mariposa. Se cree que estaba dedicado a Quetzalcoatl, la serpiente emplumada.

 

Su trabajo está muy presente en la ciudad de Chichén Itzá, capital del imperio Maya. Utilizaron su excelente nivel artístico para representar en sus pirámides el sacrificio humano dirigido a los dioses. Los Toltecas se distinguen por su arquitectura de templos enormes, más grandes pero menos refinados que los mayas.

foto_grande_cuento14

Sus avanzados conocimientos en astronomía eran muy bien aprovechados en la construcción de templos. Algunos techos estaban perforados en lugares exactos para observar el cosmos, los cambios en las constelaciones y el ciclo de la luna.

 

Para sus negociaciones, los Toltecas tenían un sofisticado sistema pictográfico o dibujos que les servía como su escritura. Al principio, la economía de Los Toltecas estuvo basada en la agricultura, cultivando maíz, fríjol, chile y algodón. Luego se basó en la producción de artesanías como el hilado y tejido de prendas de algodón. Eran buenos pulidores de metal, especialmente oro y plata, con el que elaboraban joyas y decoraban esculturas. Eran realmente brillantes esculpiendo la piedra. Las más fantásticas creaciones Toltecas fueron hechas en piedra. Típicas de los Toltecas son las esculturas de piedra que muestran escenas militares y de sacrificios humanos.

 

Además de los “atlantes” en Tula, una importante obra en piedra es el Chacmool, una gran figura sentada en forma reclinada, sosteniendo en el vientre un recipiente y con la cabeza mirando hacia un costado. El Chacmool es muy grande, y atrás de él está el mar. También elaboraron un notable trabajo con las cerámicas. El estilo cerámico Tolteca más antiguo se caracteriza por el color rojo y café de sus vasijas. Sus formas cerámicas más sobresalientes son escudillos con su interior decorado con líneas rectas u onduladas, pintadas de rojo intenso.

 

Los Toltecas, al igual que otras civilizaciones prehispánicas, fueron capaces de desarrollar el entendimiento humano comprendiendo las cosas como un todo. Ellos no separaban las ramas del conocimiento, sino que lograban entender las partes de manera conjunta. La arquitectura, el conocimiento científico y el arte de los Toltecas dan muestras de ello. Esta civilización pre-hispánica simplemente era brillante.