Vuelos que hablan de color

El Guacamayo es una hermosa e inteligente ave de origen americano. Pertenece a la familia de los loros y habita, principalmente, en las selvas tropicales de América del Sur. Los Guacamayos llaman la atención por la variedad y la belleza de los colores de sus plumas. Pueden ser verdes, azules, rojas y amarillas.

 

Los guacamayos forman parte de la familia de los loros y son especialmente hermosos y coloridos.

 

Existen distintas especies de Guacamayos, las que se distinguen por el color principal de su plumaje. Pero en la actualidad, no se encuentran ejemplares de todas. El tráfico ilegal ha hecho desaparecer a varias especies. Su carne y sus plumas son muy valoradas por los seres humanos.

 

El tamaño de los Guacamayos más pequeños es de 30 centímetros. Los más grandes, pueden alcanzar hasta un metro de altura, como el Guacamayo azul de Brasil. Son una de las aves más longevas del mundo, pueden vivir entre 40 y 80 años de edad. Los machos y las hembras no presentan grandes diferencias físicas, por lo que es casi imposible distinguirlos. Solo se logra con exámenes de sangre.

 

Los Guacamayos viven sobre los árboles, en huecos que cavan en los troncos. Se mueven siempre en grupo y son bastante gritones. Lo hacen siempre a coro y solo se callan cuando están criando a sus hijos. Comen principalmente frutos y semillas. Y algunas veces, los insectos que salen cuando mordisquean la madera de los árboles.

 

La forma de las patas de los guacamayos les permite agarrarse a las ramas y coger, sujetar y examinar todo tipo de cosas. Estas aves lucen con elegancia sus colas, que son muy largas.

 

En su período de gestación, ponen dos o tres huevos. La hembra protege el nido y se pone agresiva si alguien se acerca. El macho sale en busca de la comida. Cuando nacen, los Guacamayos son ciegos y sin plumaje. Recién en su segunda semana de vida, abren los ojos y adquieren sus plumas.

 

Los guacamayos se emparejan para toda la vida. No sólo se aparean juntos, sino que también comparten la comida y se acicalan juntos.

 

Los Guacamayos son una especie muy codiciada como mascota. Son cariños y juguetones. Además, no presentan problemas para vivir en cautiverio. Solo requieren de un espacio amplio y de compañía. No soportan la soledad. De hecho, mantienen una misma pareja a lo largo de toda su vida.

foto_grande_cuento15

Su pico es el más fuerte y duro de las aves. Les permite romper con facilidad las cascarás de los frutos que comen. Incluso, pueden llegar a cortar el dedo a una persona o a romper los muebles de la casa si se los tiene como mascota. Por lo que es necesario estar siempre atentos.

 

Las bandadas duermen en los árboles por la noche y por la mañana vuelan largas distancias para conseguir frutas, frutos secos, insectos y caracoles con los que alimentarse. Algunas especies también comen tierra húmeda, lo que les ayuda a neutralizar las sustancias químicas de las frutas y a relajar el estómago.

 

La comunicación entre los Guacamayos es compleja, vocalizan una gran variedad de sonidos para marcar territorio e identificarse entre ellos. Además, como su lengua es redonda y gruesa, pueden imitar el lenguaje humano. Son capaces de memorizar hasta 30 palabras. Las que gracias a su inteligencia, pueden asociar con distintas situaciones.